• Carnes 30.07.2014

    Seguro que muchos de vosotros ya habéis empezado con el veraneo, o bien estáis a punto de comenzarlo.

    Creo que cada uno de nosotros tenemos recetas que nos recuerdan a esos días de playa, montaña, o incluso ciudad, en los que disfrutamos de unos días de relax, rodeados de nuestras familias, o amigos o simplemente seres queridos.

    Pues una de esas recetas que a mí me recuerdan, en este caso, a días de playas y sol Mediterráneo es el que os propongo hoy.

    Me parece que el año pasado ya os comenté por estas mismas fechas, que casi todos los veranos celebramos, un grupo de amigos, una comida en la playa con nuestros hijos, y que cada uno lleva suculentos platos. Uno de ellos es el que os propongo hoy y que cocina mi amiga Mely y que como os habréis imaginado, por eso me recuerdo tanto al veraneo.

    Además se puede cocinar con antelación y sabe prácticamente igual de rico.

    Los ingredientes para cuatro personas son:

    ‒        1 Pechuga de pollo deshuesada y sin piel

    ‒        2 limones

    ‒        2 dientes de ajo

    ‒        Sazonador de pollo

    ‒        Sal, harina

    ‒        Aceite de oliva Virgen

    Lo primero es pedir al pollero que la pechuga de pollo os la deshuese y le quite la piel.

    Cortáis trozos de 1 dedo de grosor aproximadamente y de 5cm de largo.

    En un mortero se machaca los dientes de ajo, con el sazonador de pollo, la sal y un poco de aceite. Cuando está pastoso se añade el zumo de limón y un poco más de aceite.

    Se colocan los tacos de pollo en un bol y se añade el majado que tenéis en el mortero. Y se agrega un poco más de limón o un poco de agua, dependiendo de si os gusta más o menos el sabor a limón.

    Se deja todo macerando, por lo menos 1 hora.

    A continuación en una bolsa de pan de molde o cualquiera de plástico de un tamaño similar, ponéis una buena cantidad de harina e introducís los trozos de pollo, cerráis y agitáis para que el pollo quede todo bien cubierto de harina. Si no tenéis  una bolsa a mano podéis rebozar el pollo en harina en un plato.

    Metéis el pollo marinado en la bolsa y agitáis para que se quede bien enharinado.

    En la freidora o en una sartén honda ponéis una buena cantidad de aceite y se fríen los trozos de pollo hasta que estén doraditos.

    Cuando los saquéis ponedlos en un plato con papel absorbente de cocina para que pierda el aceite.

    ¡Y a comer!.

    Espero que os guste y lo disfrutéis este verano si lo cocináis. Buenas vacaciones a los que las comiencen este fin de semana. Eso si,  seguiréis recibiendo mis recetas puntualmente

    Posted by admin @ 23:20

  • Comments are closed.