• Carnes 26.08.2015

    Cuando Javier, mi marido, y yo no teníamos hijas, éramos fans del conejo, aunque bien es verdad, que posteriormente, cuando nacieron ellas dejamos de consumirlo, y no sé muy bien el porqué, ya que es una carne muy jugosa, tierna y sana

    Así que hace cuatro o cinco semanas, que estábamos sin hijas, me dije voy a cocinar algo en que la base sea el conejo y encontré esta deliciosa receta que hoy os propongo.

    La tengo en mi cuaderno de recetas desde hace por lo menos 20 años, pero la verdad es que nunca la había cocinado y os aseguro que es sencilla y está buenísima.

    Se puede cocinar con antelación y darle el último toque justo antes de comerla y si sobra, se puede congelar, vamos un chollo que se dice.

    Buenos conejos en España tenemos en todas las pollerías o carnicerías, y el resto de los ingredientes, también son fáciles de conseguir, cuando no los tenemos en el frigorífico.

    Empezamos con ellos. Para 4 personas necesitaréis:

    ‒        1 conejo

    ‒        1 cebolleta

    ‒        1 cucharada sopera de mostaza de Dijon

    ‒        100 ml de vino blanco

    ‒        500 ml de caldo de carne o pollo

    ‒        1 cucharada sopera de harina

    ‒        300ml de nata líquida

    ‒        500 grs de Champiñón

    ‒        Aceite de Oliva Virgen extra

    ‒        1 cucharadita de Tomillo

    ‒        Sal y pimienta negra

    Los que no me habéis hecho caso a lo largo de estos más de dos años en los que llevo con mi querido blog, tendréis que cocinar lo primero el caldo de carne o pollo. Si sois de los que me hacéis caso solo tendréis que sacarlo del congelador.

    Ya sabéis para cocinarlo unos cuantos despojos de pollo o un trozo de carne de falda mismo, lo ponéis en la olla exprés y lo dejáis cocer ½ hora. Y lo que os sobre, al congelador.

    A continuación en una cazuela con aceite, selláis el conejo salpimentado. Lo reserváis.

    En esa misma cazuela, incorporáis la cebolleta finamente picada y la dejáis cocinar hasta que esté transparente.

    Mientras vais limpiando los champiñones, y cuando la cebolla esté blandita los añadís, junto con la harina y dejáis que se cocine todo durante 5 o 6 minutos, dando vueltas para que no se pegue.

    Pasado este tiempo, incorporáis la mostaza y el vino, dejando que todo cueza, hasta que se evapore el líquido.

    Seguidamente incorporáis de nuevo el conejo y el caldo, junto con el tomillo y lo dejáis que se vaya haciendo a fuego lento con la cazuela medio tapada, durante 30 o 40 minutos, dependiendo de la dureza del conejo.

    Pasado ese tiempo, retiréis de nuevo el conejo y añadís la nata dejando cocer durante 10 minutos. Si vierais que ha quedado demasiado espeso añadís un poco de caldo.

    Incorporáis de nuevo el conejo y dejáis que se cueza todo junto unos 3 o 4 minutos.

    Servís, poniendo una base de la salsa y colocando encima las tajadas de conejo.

    Os aseguro que está riquísimo y ya veréis como os encanta a todos.

    Posted by admin @ 20:19

  • Comments are closed.