• Postres 02.07.2014

    Como ya os he dicho muchas veces, no todas las recetas son de cosecha propia, que se dice, si no que se las debo a amigos, familiares o incluso a amigos de amigos. Bueno pues lo que hoy os propongo pertenece a este último grupo de las de, en este caso, amigas de amigas.

    Es un postre típico alemán y la receta me la ha dado Mechthild, quien ya me dio en su día la receta de la ensalada de patata que colgué hace unos meses y que tan tradicional es en ese país. Además como mi hija esta tarde se va a Friburgo, pues también un homenaje a Mechthild, su familia y todos los amigos de allí, que también se portan con mi hija

    Es bastante sencilla de realizar y tiene un sabor  suave, pero a la vez con un toque agridulce, que a mí me encanta.

    Lleva vino de Jerez, así que  los que tengáis peques en casa, no lo uséis

    El resto de los ingredientes son bastante comunes, con lo cual, no hay razón para que os de pereza y la elaboración tampoco es complicada,  así que” manos a la obra”.

    Para 6 persona necesitaréis:

    ‒        6 huevos

    ‒        200grs de azúcar(mejor blanquilla)

    ‒        4 limones

    ‒        3 cucharadas de vino de Jerez(opcional)

    ‒        ½ litro de nata líquida

    ‒        500 gras de queso “Quark” ( lo podéis sustituir por queso blanco)

    ‒        6 hojas de gelatina

    Lo primero que tenéis que hacer es separar las claras de las yemas de los huevos, ralláis la piel de los limones y después los exprimís.

    Batís muy bien las yemas de los huevos, con ayuda de unas varillas, y vais añadiendo 100 grs de azúcar poco a poco.

    A esta mezcla le incorporáis la piel del limón rallada, el queso “Quark” o el queso blanco si no tenéis éste y el Jerez(siempre que no haya peques).

    Con 50 grs de azúcar, montáis las claras a punto de nieve con la ayuda de la batidora con el accesorio de las varillas. Luego con los 50 grs restantes montáis la nata también con las varillas.

    Metéis la gelatina en agua fría para que se ablande, la exprimís con la mano y después la diluís en el zumo de limón ligeramente templada, pero no caliente.

    A continuación mezcláis el zumo con la mezcla del  queso, añadís la nata montada  y después las claras montadas de los huevos con muchísimo cuidado, con una espátula y sin la ayuda de la batidora para que no pierda el aire.

    Servís en recipientes individuales, a mi me gustan mucho los transparentes, dejándolo reposar durante 2 o 3 horas en el frigorífico.

    ¡Y a disfrutar de una buena merienda de verano!

    Posted by admin @ 23:24

  • Comments are closed.