• Un poco de todo 26.11.2014
    Croquetas de calamares

    Croquetas de calamares

    Desde luego que habrá recetas clásicas de la cocina española, pero como las croquetas hay pocas, si descontamos la tortilla de patata, claro.

    Hoy os propongo hacerlas de otro clásico de la cocina española, de calamares.

    Nunca las había probado. En el lugar donde veraneamos mi familia y yo, hay un restaurante estupendo que se llama Casa Encensa, y al cual procuramos ir unas cuantas veces cuando vamos de vacaciones y en el cual todos los años,  pone algún plato nuevo en la carta, y este verano nos deslumbraron, con unas excelentes croquetas de calamares.

    La base, claro está, es el calamar, pero si estuviera un poco caro en las pescaderías, lo cual sucede muy a menudo, lo podéis sustituir por chipirones.

    Además, son muy socorridas para los aperitivos de las cenas y comidas de estas próximas fiestas. Ya veréis como impresionáis a vuestros invitados, con un plato original.

    Bueno sin más empiezo con los ingredientes:

    • 1 calamar de ¼ de kg
    • Leche
    • Harina
    • Tinta de calamar
    • Sal
    • Huevo
    • Pan rallado
    • Aceite de oliva Virgen

    Lo primero es limpiar bien el calamar. A continuación lo picáis  pequeñito, de tal manera que cuando se coman las croquetas, se note que tienen tropezones, pero no que cada croqueta sea un trozo de calamar.

    En una sartén, a poder ser antiadherente, ponéis un choro de aceite. Cuando esté caliente incorporáis el calamar troceado y lo rehogáis un poco.

    Cuando esté rehogado añadís cuatro cucharadas soperas de harina y mezcláis bien.

    Cuando ya esté un poquito dorado todo empezáis a incorporar la leche poco a poco. No os indico cantidad, porque depende de la cantidad de harina, pero calculad entre ½ y ¾ de litro. Dejáis que se vaya cocinando durante aproximadamente 20 minutos, incorporando el resto de la leche poco a poco durante la cocción y dando vueltas continuamente para que no se pegue la bechamel

    Pasado este tiempo veréis que la bechamel es como si se despegara del fondo de la cazuela, cuando ocurra esto es que ya está cocinada. La extendéis en un plato hondo para que se enfríe

    Cuando vayáis a darles forma, es importante sacar la masa un rato antes del frigorífico, porque así es más fácil. Para ello, cogéis dos cucharas soperas y ponéis un poco de masa en una de ellas y vais dando forma con ayuda de la otra cuchara, como cogiendo la masa que hay en una cuchara con la otra. Haced esta operación varias veces hasta obtener una forma regular. Hay gente que las moldea a mano, y otras utilizan un molde que venden especiales para hacer croquetas. (Si las queréis como aperitivo dadle forma más pequeña utilizando cucharas de postre)

    En un plato batís un huevo entero y en otro ponéis pan rallado.

    Una vez formada las croquetas, las rebozáis con el huevo y el pan rallado.

    Si las vais a cocinar en el momento meted las croquetas una media hora en el frigorífico para que al freírlas no “salte” mucho el aceite.

    También podéis congelarlas una vez formadas.

    Para freírlas hay que poner una buena cantidad de aceite en una sartén a poder ser honda para que se doren bien.

    Seguro que  vuestros familiares,  amigos y vosotros mismos, quedáis encantados  con estás sabrosas croquetas.

    Posted by admin @ 23:33

  • Comments are closed.