• Postres 09.03.2016

    Mira que me gusta el dulce. Si no fuera por lo que engorda, todos los días, después de comer tomaría alguno.

    Pero los fines de semana, siempre podemos hacer un “esfuerzo” y acompañar la comida o cena con un exquisito, por ejemplo, flan, como el que os propongo hoy.

    Como la mayoría de los dulces caseros, es muy sencillo de cocinar, y no os llevará mucho tiempo hacerlo, tampoco os llevará mucho tiempo comerlo, porque está muy, pero que muy, bueno.

    Con la cantidad de ingredientes que os doy, necesitaréis un recipiente pequeño de unos 15 cm, así que ya sabéis que si os sabe a poco, pues los aumentáis.

    Necesitaréis:

    • 400 cl de nata para montar
    • 4 claras de huevo.
    • 1 ramita de canela
    • 6 cucharadas de azúcar.

     

    Lo primero es hacer el caramelo, para ello en una sartén ponéis 4 cucharadas con un poco de agua y dejáis cocer a fuego lento, sin dar vueltas, para que no cristalice, cuando se ponga de color castaño lo retiráis y cuando desaparezcan las burbujas lo vertéis en el molde.

    A continuación, cocéis a fuego suave, la nata junto con la canela, durante 15 minutos, y la dejáis templar.  

    Mientras cocéis la nata, montáis las claras de huevo a punto de nieve, y cuando la nata esté fría, agregáis las claras montadas, mezclando con cuidado, para que no se bajen.

    Incorporáis la mezcla al molde caramelizado.

    Lo introducís en el horno, precalentado a 180º, en un recipiente con agua caliente y dejáis que se haga al baño María, durante media hora o cuarenta minutos. Pinchadlo, para ver si está hecho.

    Dejáis enfriar, desmoldáis y cortáis en trozos pequeños rectangulares.

    Y a disfrutar del fin de semana

    Posted by admin @ 19:41

  • Comments are closed.