• Arroces y Guisos 05.02.2016

    Con estos rigores del invierno, lo que más apetece, es un guiso calentito, con su salsa, en la cual se pueda “mojar” el pan.

    Los de carne, son muy socorridos, además aunque llevan patata y ya sabéis que la patata cocinada se “reviene” si no se come al momento, como se la deja con la salsa, no le pasa nada, con lo cual lo podéis cocinar con antelación y luego calentarlo. No sé en vuestras casa, pero en la mía los días de diario, cada uno comemos a una hora, con lo cual tengo que tirar de recetas, que se puedan ir calentando según se vaya llegando a casa y esta es una de ellas.

    A mí para los guisos de carne, me gusta más la ternera blanca, más que nada porque es más tierna y no queda dura, pero si no la conseguís, lo único que tenéis que hacer es tenerla más tiempo cociendo, y problema solucionado. En cuanto a la pieza, la mejor es la aguja, es la más sabrosa.

    Para 4 personas, necesitaréis:

    • 700 gramos de aguja de ternera blanca
    • 50 gramos de tomate frito
    • 2 dientes de ajos
    • ¼ de cebolla
    • 1 vaso de vino oloroso
    • 2 vasos de caldo de carne
    • 75 gramos de bacón en tiras
    • 150 gramos de zanahorias
    • ¼ de Kilo de Champiñón
    • ½ Kilo de patatas pequeñas
    • Sal
    • Aceite de oliva Virgen

    En la olla exprés, ponéis a calentar un buen chorro de aceite, y cuando esté caliente, doráis la carne que previamente habéis troceado.

    Cuando ya esté doradita , añadís, los dientes de ajo, la cebolla muy picadita  el tomate y el bacón, y dejáis que todo se rehogue a fuego lento unos 5 minutos.

    Seguidamente incorporáis el vino, y subís el fuego para que se evapore el alcohol, cuando se ha evaporado, ponéis el caldo, bajáis el fuego y tapáis la olla y dejáis cocer 5 minutos desde que la válvula empieza a “silbar”. Pasado el tiempo, retiráis y reserváis

    Mientras se hace la carne, en una sartén ponéis un poco de aceite y vais friendo, por partes, las patatas, las zanahorias y el champiñón. Si las patatas y las zanahorias, son grandes, las torneáis antes de cocinar para que queden como si fueran de tamaño baby, que queda más bonita la presentación del guiso. Si os da pereza no hace falta que hagáis este paso, eso sí las patatas siempre tronchadas, no partidas, para que suelten mejor el almidón y quede la salsa, más espesita.

    Una vez que la guarnición ya la tenéis cocinada, la incorporáis al guiso y dejáis que todo se cocine a fuego lento durante 10 minutos con la olla destapada.

    Dejáis reposar 5 minutos y servís

    La verdad es que queda riquísimo, ya me diréis.

    Posted by admin @ 11:41

  • Comments are closed.