• Pastas 31.07.2013

     

    Esta semana seguimos con los platos de verano y el de hoy, aunque parezca mentira, lo es. Y lo es porque lo podéis hacer con antelación y viene muy bien llegar de la playa o de la piscina y tener la comida preparada. Si cuando haya acabado de cocinarse lo dejáis en el horno apagado, prácticamente no tenéis ni que calentarlo.

    Os recomiendo que hagáis raciones individuales, porque así, si sobra lo podéis congelar. Os voy a decir lo que yo hago: en vez de utilizar las planchas de lasaña utilizo las de canelones, que es igual pero más pequeña, y lo pongo en un molde de aluminio pequeño de los que venden en cualquier supermercado ( el tamaño de los de Mercadona es ideal).

    Los ingredientes que vamos a utilizar, casi siempre los tenemos a mano, así que esta es una receta que se puede improvisar si no sabéis que poner de comida un día. El tomate frito os lo recomiendo casero, que está más rico

    Ahora vamos a enumerar lo que necesitamos para 4 personas

    ‒        16 placas de canelones

    ‒        2 latas de atún en aceite de oliva

    ‒        Tomate frito

    ‒        2 huevos

    ‒        Harina

    ‒        Leche

    ‒        Sal y aceite de oliva virgen.

    Y empezamos con la preparación.

    Ponéis una cazuela con abundante agua y sal al fuego con los huevos, y cuando comience a hervir, vais añadiendo, una a una, las placas de canelón cociéndolas durante 10 minutos, es recomendable al principio darle vueltas para que queden sueltas y no se peguen unas con otras. Yo, muchas veces lo que hago es echar alguna placa más por si se estropean al cocerlas.

    Seguidamente preparáis la bechamel, para ello en un cazo antiadherente ponéis aceite y cuando se caliente añadís cuatro  cucharadas soperas de harina y removéis bien para que se rehogue. A continuación incorporáis un vaso de agua de leche y seguís dando vueltas para que no se hagan grumos, y según se va espesando, vais añadiendo leche. Si os quedaran grumos, pasáis la batidora para que se quiten

    Mientras tanto en un plato o cuenco ponéis las dos latas de atún con el tomate (calculad más o menos una cucharada sopera por persona)

    Cuando se han cocido las placas las quitáis del fuego y añadís agua fría para que pare la cocción, las escurrís y las ponéis en un plato y reserváis

    A la mezcla del atún le incorporáis los huevos picados y una cucharada de bechamel y mezcláis

    Cuando la bechamel lleve cociendo unos veinte minutos ya está, pero para que no se enfríe y se solidifique lo que hacéis es que la dejáis a fuego muy lento ( al dos  si la cocina tiene 9 números) y le vais añadiendo algo de leche si espesa mucho. La consistencia tiene que ser como la de una crema

    Seguidamente ponéis en cada molde un poco de bechamel, encima una placa de canelón y un poco de otra para cubrir toda la base del molde, añadís la mezcla de atún , luego capa de canelón y mezcla de atún, para terminar con capa de canelón. Una vez terminado este proceso, cubrís con bechamel.

    Precalentáis el horno a 180 grados en posición gratinado, metéis los moldes y los tenéis en el horno 10 minutos para que se dore.

    Y ya está terminada la receta de hoy.

    Cuando vayáis a servirlo lo que hacéis es que desmoldáis y ya está.

    Si os sobre o hacéis más cantidad, lo podéis guardar en el congelador y ya tenéis la comida para otro día

    Posted by admin @ 23:39

  • Comments are closed.