• Pastas 11.09.2013

    Hoy nos toca una receta que os tengo que decir que es un poco elaborada , pero que queda riquísima, y como llevo un mes poniendo recetas muy sencillitas y además venimos todos descansados de las vacaciones , no está de más que algún día nos entretengamos un poquito más en la cocina.

    Los pondremos en una fuente de horno , pero ya sabéis que muchas veces os digo que utilicéis recipientes individuales si los vais a congelar para otro día y así no os encontráis con restos.

    Los ingredientes que necesitaréis son muy sencillos , lo único que a lo mejor os cuesta un poco encontrar son los macarrones, yo compro los macarrones RIGATINI de Pastas Gallo  en el supermercado de El Corte Inglés pero seguro que tenéis algún supermercado gourmet cerca de vuestra casa donde los tendrán .

    También necesitáis salsa de tomate , y aunque me consideréis un poco pesada ya sabéis que este ingrediente os digo que lo tengáis siempre a mano y si es casera mejor que mejor .

    El resto de los ingredientes, para 4 personas, son:

    ‒        Macarrones “RIGATINI”

    ‒        Salsa de tomate

    ‒        ½ de carne de ternera picada

    ‒        Tomillo, romero, orégano, sal y pimienta negra

    ‒        Pimiento rojo

    ‒        Pimiento verde

    ‒        Cebolla

    ‒        Leche

    ‒        Harina

    ‒        Aceite de oliva virgen

    En cuanto a la preparación empezamos primero con la carne. Picáis muy menudita media cebolla, medio pimiento verde italiano pequeño y un trocito de pimiento rojo del tamaño del  trozo del pimiento verde . En una sartén ponéis cuatro cucharadas de aceite y pocháis las verduras a fuego lento. Pasados 15 minutos añadís la carne salpimentada y la rehogáis . Cuando ya está la carne doradita incorporáis cuatro cucharadas de salsa de tomate (si queréis le podéis poner más cantidad) y una cucharada de café de cada una de las especias ( tomillo, romero y orégano)  y dejáis que se siga haciendo a fuego lento hasta que se evapore el agua que sueltan las verduras. Cuando ya está hecha la carne la apartáis del fuego para que se enfríe.

    Mientras se hace la carne ponéis en una cazuela abundante agua salada a calentar y cuando empieza a cocer añadís los macarrones uno a uno dando vueltas para que no se peguen. La cantidad depende de lo que se coman en vuestra casa , pero si os sobran no os preocupéis porque los podéis congelar y ya tenéis la comida o la cena para otro día. Pasado 10 minutos que ya estarán cocidos, los escurrís y los enfriáis con agua fría

    También hay que hacer la salsa bechamel , para ello en un cazo antiadherente ponéis aceite y cuando se caliente añadís cuatro  cucharadas soperas de harina y removéis bien para que se rehogue. A continuación incorporáis un vaso de agua de leche y seguís dando vueltas para que no se hagan grumos, y según se va espesando, vais añadiendo leche. Si os quedaran grumos, pasáis la batidora para que se quiten.

    Durante la elaboración de la bechamel podéis ir rellenado los macarrones. Para ello os tenéis que ayudar con una cucharadita de moka. Yo al principio lo intenté con la manga pastelera, pero me costaba mucho y me resultó más fácil de esta  forma que os digo. Según los vais rellenando los vais poniendo en una fuente de horno a la que le habéis puesto una base de la bechamel que estáis cocinando.

    Una vez terminado de rellenar los macarrones, si os sobra relleno de carne , lo podéis añadir a la bechamel . Lo batís con la batidora y la salsa quedará más sabrosa.

    Seguidamente incorporáis la bechamel por encima de los macarrones y lo introducís en el horno precalentado durante 5 minutos para que se gratinen y ya está .

    Ya veréis como sorprendéis a vuestra familia con esta receta de pasta un poquito más original que las habituales

    Posted by admin @ 23:15

  • Comments are closed.