• Postres 09.04.2015

    Ya estamos metidos de lleno en la primavera. Es la época por excelencia de las frutas de vistosos colores, y de entre todas, una de las más sabrosas son las fresas. Con ellas podéis hacer deliciosos postres, ya os he propuesto alguno, tomarlas tal cual espolvoreándolas un poco de azúcar glas por encima o cocinar una exquisita mermelada como la que hoy os propongo.

    No me digáis que no os encantan las mermeladas para desayunar, encima de una tostada de pan fresco recién comprado y tostado, cualquier día del fin de semana, mientras leéis el periódico o una revista, en el silencio de la mañana. A mí es el momento del día que más me gusta, es más en mi casa no se levanta nadie hasta que no he terminado de desayunar. ¡Qué gusto de comienzo de día!

    Así que como me imagino que habrá más gente como yo a ellos va dedicada la receta de esta semana.

    Los ingredientes son sencillos, lo único que las fresas estén maduritas. Necesitaréis:

    ‒        1 Kg de fresas

    ‒        750 grs de azúcar

    ‒        El zumo de ½ limón

    La preparación sencillísima.

    El día anterior laváis las fresas, les quitáis el rabito y troceáis. La ponéis en un recipiente, añadís el azúcar y el zumo del medio limón mezcláis y dejáis reposar toda la noche.

    Al día siguiente, colocáis toda la mezcla en una cazuela u olla y la ponéis a cocer a fuego fuerte hasta que comience a hervir que bajaréis el fuego dejando que se vaya cocinando lentamente durante más o menos 1 hora, removiendo para que no se pegue.

    Una vez pasado ese tiempo, vertéis inmediatamente en tarros de cristal que estén limpios y secos. Cerrad bien y ponedlos boca abajo hasta el día siguiente. De esta manera podéis mantener la mermelada durante seis meses, aunque no creo que os dure tanto, porque con lo rica que está……

    Espero que os animéis a disfrutar de los desayunos relajados

    Posted by admin @ 22:27

  • Comments are closed.