• Me imagino que ya estaréis todos de vuelta, los de julio habrán olvidado ya las vacaciones , pero ya “casi” no les queda nada para las siguientes. Los de agosto estarán en proceso de olvidarlas, pero eso sí, todos estamos descansados y relajados y dispuesto a superar otro año más.

    Muchos de vosotros, seguro que habéis pasado algunos días del  verano en el Mediterráneo, así que os va dedicada la receta de hoy, para que los que ya tienen olvidadas las vacaciones las vuelvan a recordar y para los que están en proceso de olvidarlas comencéis un día más tarde el olvido.

    Es tan agradable y tan deliciosa, que, aunque lleva un poquito de tiempo prepararla merece la pena cocinarla. Además, como todos estáis descansados  y seguro que tampoco le habéis dedicado mucho tiempo a la cocina, pues así empezáis a recordar el gusto de cocinar.

    Los ingredientes son muy básicos así que por ese lado no podéis hacer pereza.

    Para 4 personas necesitaréis.

    ‒        1 Berenjena

    ‒        ½ kg carne picada

    ‒        1 cebolla

    ‒        Salsa de tomate

    ‒        Vino blanco

    ‒        Harina

    ‒        Orégano

    ‒        Leche

    ‒        Queso de gratinar

    ‒        Sal, aceite de oliva Virgen, nuez moscada y pimienta negra

    Si no tenéis salsa de tomate hecha ya sabéis o la preparáis o de bote. Los que nos resistimos a la de bote ponéis en una cazuela un poco de aceite y cuando ya está caliente lo retiras y lo dejas enfriar , después añades los dos botes con el agua que traen . Lo tienes que hacer con el aceite frío ya que si no te podrías quemar al añadir los tomates .

    Lo tienes cocinando unos 40 minutos dándole vueltas de vez en cuando . Pasado este tiempo lo pasas por el pasapuré. Te digo por el pasapuré y no por la batidora porque me parece que queda mejor como más natural. Si ha quedado un poco líquido lo puedes poner otra vez al fuego para que espese.

    A continuación preparáis la carne. En una sartén con un chorrito de aceite pocháis la cebolla muy picadita a fuego lento para que no se queme, cuando esté transparente, añadís la carne salpimentada, y la rehogáis. Cuando ya esté un poco dorada, incorporáis la salsa de tomate frito (al gusto en cuanto a cantidad), el orégano y un chorrito de vino blanco y dejáis que se cocine todo. Una vez cocinado, reserváis.

    Cortáis la berenjena en rodajas y hacéis a la plancha hasta que esté tierna.

    Mientras se cocina todo en un cazo preparáis una bechamel Para ello ponéis aceite en una cacerola, a poder ser antiadherente. Cuando esté bien caliente, incorporáis un poco menos de media cucharada sopera de harina por persona , y rehogáis . Seguidamente vais añadiendo la leche, poco a poco, dando vueltas continuamente con unas varillas. Os digo lo de las varillas porque si hacéis la bechamel con ellas, es más difícil que os salgan grumos. De todas maneras si os salen grumos lo mejor es pasar la batidora para deshacerlos.

    La cantidad de leche depende de la harina que hayáis echado. Pero para 4 personas calculad algo más de  ¼  l, tener en cuenta que necesitamos poca cantidad de bechamel

    La bechamel se tarda en hacer unos 20 minutos. De todas formas para saber si está hecha, inclinar un poco la cacerola y si se desprende del fondo , es que ya está.

    Una vez preparado todo, en recipientes redondos de los que no tienen ni fondo ni tapa, colocáis una capa de berenjenas, una capa de carne, otra capa de berenjena y otra capa de carne y termináis con una capa de bechamel y un poco de queso de gratinar por encima.

    Ponéis en el horno a gratinar 5 minutos.

    Desmoldáis y a comer.

    Espero que os guste y que os recuerde a esos días tan fantásticos de vacaciones que seguro todos o casi todos habéis disfrutado

    Posted by admin @ 21:09

  • Comments are closed.