• Postres 27.02.2014

    Desde luego, habrá recetas que me recuerden a la infancia de mis hijas, pero os aseguro que como ésta, hay pocas. Siempre recordaré como Antonia, la madre de Javier mi marido,  venía todas las semanas cargada con ellas para que las niñas las tomaran a la hora de la merienda o después de cenar. La verdad es que han sido unas privilegiadas.

    Los ingredientes , como en la mayoría de los clásicos de la cocina española, y este es uno de ellos, son fáciles de tener en cualquier frigorífico o despensa, así que no os puede dar pereza cocinarlas. Y si tenéis niños pequeños, ya sabéis preparadlas con ellos y ya veréis que divertida tarde pasáis, además duran 2 o 3 días en el frigorífico

    Necesitaréis:

    ‒        1  l de leche y ½ taza más

    ‒        2 o 3 ramitas largas de canela

    ‒        La cáscara de ½ naranja

    ‒        6 cucharadas soperas de azúcar

    ‒        3 yemas de huevo

    ‒        1 sobre de flanín

     

    Ponéis a cocer 1 l de leche con las ramas de canela. Cuando empiece a hervir añadís las 6 cucharadas de azúcar y dejáis cocer a fuego lento durante 20 o 25 minutos, dando vueltas con una cuchara de madera para que no se pegue.

    Cogéis ½ taza de leche fría e incorporáis el flamín, dando muchas vueltas para que no salgan grumos.

    Batís las tres yemas de huevo.

    Pasados los 25 minutos de la leche cociendo, añadís las yemas batidas y la taza de leche con el flamín y sin dejar de darle vueltas con la cuchara para que no se hagan grumos, dejáis que cueza de nuevo. Cuando haya pasado 1 minuto desde que la mezcla haya llegado de nuevo a la ebullición, retiráis y dejáis reposar 10 minutos.

    Después las ponéis en recipientes individuales  espolvoreáis con canela y dejáis enfriar.

    ¡Y a comer!. Ya veréis , como a los que habéis tenido abuelas cocineras, este plato os recuerda a ellas.

    Posted by admin @ 0:07

  • Comments are closed.