• Postres 14.12.2017

    La receta de hoy, por primera vez en los casi cinco años que llevo con este blog, no la he cocinado yo.

    Ya os dije en su día, que con mis hijas, cuando eran pequeñas, llovía y no podíamos ir a la calle, me dedicaba a cocinar con ellas, sobre todo dulces. Y el poso queda, como dice mi amiga Marta.

    Con el tiempo, las dos se han hecho unas estupendas reposteras, y de vez en cuando nos deleitan con algunos de sus ricos dulces.

    Este es uno de ellos y me ha parecido buena idea, traerlo aquí, para que los que tenéis niños pequeños, podáis disfrutar con ellos, y los que no los tengáis pues la cocinéis y disfrutéis vosotros con vosotros mismos.

    Los ingredientes , muy sencillos, porque el hojaldre, lo compráis hecho.

    Necesitaréis:

    • 1 masa de hojaldre fresco
    • Azúcar.

    Pues ale empezamos. Es muy sencilla y espero que con las explicaciones que os dé se entienda perfectamente, porque explicarlo, cuesta un poco.

    Extendéis la masa de hojaldre y espolvoreáis azúcar. Con ayuda de un rodillo, hacéis que penetre el azúcar en la masa.

    Marcáis una línea que divida la masa por la mitad, y dobláis cada esquina superior hacia esa línea. Volvéis a echar azúcar y otra vez, lleváis cada esquina hacía la mitas que habéis marcado. Repetís este paso, hasta que os quede como un cilindro.

    Cortáis rodajas de medio centímetro y las colocáis en la bandeja del horno. Poned papel sulfuroso, para que no se peguen.

    La metéis en el horno precalentado  a 180º durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, las dais la vuelta y las dejáis entre 2 y 5 minutos más.

    Y ya está. Ahora toca disfrutarlas, acompañándolas de, por ejemplo, un rico chocolate a la taza.

    Posted by admin @ 8:43

  • Comments are closed.