• Pastas 20.05.2015

     

    ¿A quién no le gusta la pasta?. Creo  que a todo el mundo . Además es tan socorrida, es como el arroz, le añades cualquier ingrediente o cualquier salsa y te soluciona una comida o una cena.

    Además en la mayoría de los casos se puede dejar hecha, con lo cual a la hora de comer lo único que hay que hacer en calentar.

    Como casi siempre que pongo una receta de pasta, os recomiendo que si podéis la preparéis fresca, pero si por circunstancias o comodidad no pudierais las pastas secas de toda la vida están buenísimas.

    A los que vivís en Madrid ya sabéis que siempre os recomiendo RECOLETA en la calle Menorca, que las tienen buenísimas y variadísimas, y que conste que no me llevo comisión eh!

    Bueno sin más empiezo como siempre con los ingredientes y después con la preparación.

    Para 4 personas necesitaréis:

    ‒        300 Grs de espaguetis

    ‒        30 ml de aceite de oliva Virgen

    ‒        2 dientes de ajos

    ‒        75 ml de vino blanco seco

    ‒        400 grs de tomates enlatados

    ‒        20 o 25 langostinos

    ‒        8 o 10 mejillones

    ‒        Perejil, sal y pimienta

    En una sartén ponéis el aceite y cuando esté caliente incorporáis los dientes de ajos pelados y laminados. Cuando estén dorados añadís el vino y dejáis que se evapore el líquido hasta la mitad del volumen

    A continuación echáis los tomates, junto con algo del líquido que viene en el bote y dejáis que se cocine todo unos 15 minutos, hasta que espese. Si espesa demasiado pronto y no están hechos los tomates, añadís más jugo o agua.

    Mientras en una cazuela, ponéis a hervir los mejillones durante tres o cuatro minutos, desechando los que no se abran. Los cocináis con un poco de agua, laurel y un chorrito de zumo de limón

    Cuando ya esté cocinada la salsa incorporáis los langostinos pelados y los mejillones y dejáis que se haga todo durante 10 minutos.

    Reserváis la salsa en la sartén.

    En una cazuela con abundante agua salada cocéis los espaguetis al gusto de cada uno.

    Escurrís, laváis y reserváis algo del agua de cocción para añadir a la salsa si hubiese quedado muy espesa.

    Ponéis en un plato la pasta y servís por encima la salsa, decoráis con un poco de perejil fresco picado y listo para comer.

    Si no vais a comerlo enseguida, dejad la pasta  lavada en aceite para que no se peque y en el momento de comer calentáis todo y servís

    Posted by admin @ 20:09

  • Comments are closed.