• Pastas 12.04.2018

    El día de la semana que más me cuesta pensar en que vamos a comer en casa es el viernes. Os explico porque, ese día comemos en casa todos, pero cada uno a una hora, es un día en el que pensar que cocinar me da pereza, así que, desde hace muchos años, ese día siempre pongo un plato de pasta.

    Es muy socorrida, y además, normalmente, no cuesta mucho tiempo hacerla.

    En este caso, os propongo una muy sencilla, que además podéis preparar parte con antelación, lo que es una gran ventaja.

    He elegido una pasta rellena de pollo asado que encontré en el supermercado, pero podéis elaborarla con pasta rellena de carne, o de setas, o de lo que encontréis.

    Para 4 personas necesitaréis:

    • 2 paquetes de pasta rellena de pollo
    • 2 cebollas
    • Azúcar
    • Nata
    • Vino de Jerez
    • Aceite de oliva Virgen

    Lo primero que tenéis que hacer es preparar la cebolla caramelizada. Esto si queréis, lo podéis cocinar con antelación, incluso podéis hacer más cantidad, congelarla y emplearla otro día para otro plato. Para ello, cortáis la cebolla muy picadita y la pocháis en aceite. Cuando está transparente, añadís el vino de Jerez (esto es aportación mía para caramelizar la cebolla, le da un sabor estupendo) y cuando se haya evaporado el vino, incorporáis el azúcar removéis y mezcláis y reserváis.

    Justo cuando vayáis a comer, cocéis la pasta. Esta pasta es fresca, con lo cual se cuece en 2 o 3 minutos, así que prácticamente mientras ponéis la mesa se cocina.

    Mientras se cuece la pasta, mezcláis parte de la cebolla con nata de cocinar y pasáis por la batidora.

    Cuando ya vayáis a comer, mezcláis la salsa con parte de la cebolla que os ha quedado, y servís.

    ¿Habéis visto que fácil?. Y os aseguro que está muy buena

    Posted by admin @ 10:37

  • Comments are closed.