• Un poco de todo 15.03.2018

     

    Se acercan las vacaciones de Semana Santa y seguro que algunos de vosotros las estaréis ya preparando.

    Seguro, que también estaréis pensando que preparar de comida esos días, en los que estamos  de la ceca a la meca.

    Algunos estarán de procesiones, otros disfrutando de la playa, otros de la montaña, otros de la ciudad, pero lo que si necesitamos la mayoría es dejar platos preparados, para no tener que estar pendiente de la hora  a la que llegamos, todos muertos de hambre.

    En estos casos, las quiches y los pasteles salados vienen fenomenal. Así que hoy os propongo uno.

    En este caso lo he cocinado con queso de cabra, pero cada uno puede poner el queso que más le guste, o hacer una mezcla de ellos.

    Para hacer uno como el de la foto necesitaréis

    • 1 placa de masa de hojaldre fresca.
    • 2 cebollas
    • Queso de cabra de rulo
    • 350 ml de nata
    • 3 huevos
    • Sal y pimienta
    • Aceite de oliva Virgen
    • Mantequilla

    Lo primero que tenéis que hacer es untar de mantequilla el molde para que no se pegue la masa. A continuación lo forráis, recortando lo que sobre. Hay gente que es partidaria de hornear primero la masa, yo nunca lo hago, pero si preferís la primera opción, ponedlo en el horno precalentado a 180º durante 5 minutos.

    Mientras vais dorando la cebolla, finamente picada, hasta que esté transparente. Podéis caramelizarla que también queda muy buena, para ello ya sabéis añadís un chorro de vino de Jerez y cuando se haya evaporado, añadís 2 cucharadas de azúcar, dejando cocinar todo 5 minutos, para que se mezclen bien los sabores.

    Ponéis la cebolla en el fondo de la masa.

    En un bol mezcláis los tres huevos enteros junto con la nata, y los incorporáis a la cebolla que está ya en el molde. Cortáis trozos de  queso de cabra y los vais repartiendo por la mezcla. No os digo cantidad, porque todo depende de si os gusta con más o menos sabor a queso.

    Introducís en el horno precalentado a 180º durante 40 minutos.

    Pasado este tiempo, retiráis y reserváis

    Y ya todo dispuesto, para disfrutar de estas cortas pero merecidas vacaciones

    Si os sobre pastel, cortadlo en raciones y congeladlo. Para otro día ya tenéis la comida o la cena lista

    Posted by admin @ 13:59

  • Comments are closed.