• Arroces y Guisos 23.04.2014

    Aunque ya estamos en primavera, eso no quiere decir que no se puedan comer esos guisos tan típicos de la cocina española. Bien es verdad, que es muy probable, que ya no os proponga ninguno, hasta que no se acaben los rigores del verano, que tan cercanos tenemos ya.

    Este plato, además de fácil de cocinar, es exquisito. El único “pero” que le veo es que no se puede congelar, pero para eso están los sábados y domingos , en los cuales , tenemos un poquito más de tiempo y lo podemos dedicar a la cocina.

    El  secreto está en  tener unas buenas patatas y un buen chorizo, además del famoso pimiento choricero que le da ese color tan espectacular, pero si por alguna razón no lo encontráis ,no os preocupéis, lo podéis sustituir por pimentón dulce, que aunque no es  lo mismo,  se le parece.

    Los ingredientes para cuatro personas son:

    ‒        4 Patatas

    ‒        3 chorizos pequeños frescos o una “ristra” de chorizo

    ‒        1 cebolla

    ‒        1 pimiento verde

    ‒        1 cabeza  de ajos

    ‒        2 pimientos choriceros

    ‒        Laurel

    ‒        Guindilla

    ‒        Sal Aceite de oliva Virgen

    ‒        Agua

     

    La preparación es muy sencilla

    Picáis muy picadito la cebolla y el pimiento verde y lo ponéis  a pochar en la olla exprés con aceite de oliva Virgen, junto con el laurel, la cabeza de ajos entera y la guindilla.

    Cuando todo se haya rehogado un poco se añade el chorizo cortado en rodajas de 3 o 4 cm y las patatas “chascadas” para que suelten el almidón y la salsa quede más espesita . A mí personalmente, como ya os he dicho en algunas ocasiones, no me gustan nada los guisos en los cuales los ingredientes “naden” en el caldo.

    Mientras se va rehogando el guiso, quitáis las pepitas de los pimientos choriceros y los ponéis en remojo en agua templada.

    Una vez rehogado todo añadís el agua cubriendo las patatas, tapáis la olla y dejáis cocer 5 minutos.(Si vais a utilizar pimentón en vez de pimiento choricero, éste lo añadís antes de incorporar el agua)

    Cuando ya estén blandos los pimientos choriceros, con la ayuda de un cuchillo con punta, quitáis la carne al pimiento.

    Pasados los minutos de cocción destapáis la olla, quitáis los ajos y la guindilla,  incorporáis la carne del pimiento choricero y dejáis que todo cueza a fuego lento durante unos minutos para que la salsa se espese.

    Dejáis reposar un par de minutos y servís acompañado de un buen vino de Rioja

    Posted by admin @ 23:24

  • Comments are closed.