• Seguro que los que sean manchegos, cuando lean la receta, igual dicen que pisto manchego lo que se dice pisto manchego pues no es, pero es el pisto que mi madre ha cocinado siempre y por lo tanto es el que se cocinar.

    Yo creo que con el pisto pasa como con la ensaladilla rusa, que cada casa tiene el suyo.

    El que os propongo, como pasa en la mayoría de lo que cuelgo en este  blog es bastante minimalista, pero ya sabéis que para mí, este tipo de platos cuanto más sencillos mejor.

    Se me ha ocurrido poner esta receta, porque siempre por esta época cuando era pequeña y mi familia y yo nos acercábamos a ver a mi tía Ascensión, nos llevaba a la huerta que tenía, y cogíamos pimientos, tomates, calabacines y huevos de su granja. Cuando volvíamos a  casa ya sabíamos que las noches de esa semana siempre iba haber pisto y huevos para cenar.

    Hoy día tener esos productos recién cogidos del huerto es bastante difícil, pero en septiembre se encuentran en las frutería buenos tomates, pimientos y calabacines que son los ingredientes básicos de la receta de hoy.

    Y para hacer una buena cantidad necesitaremos:

    ‒        1 calabacín

    ‒        1Kg de tomates pera

    ‒        1 cebolla mediana

    ‒        1 pimiento verde

    ‒        1 pimiento rojo

    ‒        Aceite de oliva virgen , sal

    Lo primero es preparar una buena salsa de tomate, para ello, ponéis en una cacerola un buen chorro de aceite, y cuando esté caliente añadís los tomates troceados. Dejáis cocer a fuego medio durante 1 hora más o menos.

    Mientras se cocina el tomate, picáis muy picadita la cebolla, la saláis y la ponéis a pochar en una sartén con aceite  a fuego lento (en el 5 si tenéis 9 números), a continuación picáis pequeño el pimiento rojo y el verde lo saláis y lo añadís a la cebolla. Cuando ya está casi hecho lo anterior, incorporáis el calabacín también picado pequeño y salado y dejáis freír hasta que todo esté blandito.

    Cuando la fritada ya está hecha la ponéis en un plato con papel absorbente debajo, para que suelte todo el aceite

    Una vez cocinado el tomate lo pasáis por el pasapuré de esa manera os evitáis tener que pelarlos y quitarles las semillas antes de cocinarlo.

    Seguidamente la  mezcláis en un bol con el tomate frito. Podéis poner la cantidad de  tomate que os parezca mejor para dejar la fritada a vuestro gusto.

    Y ya tenéis preparado un exquisito pisto que puede servir de acompañamiento a tortillas, carnes, pescados y pollo, cocinados a la plancha, o comerlo solo.

    Posted by admin @ 23:57

  • Comments are closed.