• Carnes 22.08.2013

    Entre las recetas fáciles , que gusten a todos  y apropiada para estos calores, esta debe ser una de ellas . El único secreto está en utilizar la salsa de  tomate casera y en la utilización del vino , que le da un toque

    En cuanto al vino el vino oloroso le da un toque a la salsa que hace que quede como caramelizada y además ayuda a quitar la acidez del tomate. En este sentido os recomiendo que tengáis en la despensa  siempre que podáis distintos vinos que os ayudarán en la cocina como vino blanco, oloroso, Pedro Ximenez, Oporto y también cognac ya veréis como los utilizáis muy a menudo , sobre todo si cocináis mis recetas, habréis podido ver que soy fan de ellos

    A lo mejor resulto un poco pesada pero hay determinados ingredientes , salsas o caldos que siempre debéis tener en el frigorífico o congelador,  y este es uno de ellos. Además con las latas de tomate entero que venden es bastante cómodo de hacer

    Este plato admite congelación , así que ya sabéis, cumple todas las condiciones para estar colgado en este blog.

    A mí me gusta usar el contra-muslo , pero podéis utilizar cualquier parte del pollo

    Empiezo por los ingredientes para 4 personas, aunque ya  sabéis que si en vuestra familia comen más , lo único que tenéis que hacer es añadir más de todo .

    ‒        4 contra-muslos

    ‒        1 cebolla

    ‒        4 dientes de ajo

    ‒        Salsa de tomate

    ‒        Orégano, tomillo , romero

    ‒        Sal, azucar y pimienta

    ‒        1 Vaso de vino oloroso

    ‒        Aceite de oliva virgen

    Empezamos con la preparación. Si no tenéis salsa de tomate la elaboráis, para ello en una cazuela ponéis un chorro de aceite y cuando esté caliente incorporáis dos botes de 1 kg de tomate entero. Lo dejáis cocer a fuego lento y cuando se haya evaporado el agua que viene en el bote lo retiráis y lo pasáis por el pasapuré. Si ha quedado poco espeso lo volvéis a poner en el fuego hasta que espese. Una vez cocido echáis la misma cantidad de sal que de azúcar para que pierda la acidez.

    Al pollero le pedís que a los contra-muslos les quite la piel y os los parta en tres trozos. Si os los parte más pequeños es posible que se os deshagan al hacerlos, lo tengo comprobado

    En otra cazuela ponéis aceite, la cantidad depende de si estáis a dieta o no, pero dos cucharadas por persona está bien, y rehogáis el pollo sal-pimentado. Mientras, vais picando la cebolla muy picadita y fileteáis el ajo. Cuando el pollo está doradito incorporáis la cebolla y el ajo y dejáis que se rehogue todo a fuego lento.

    Pasado 10 minutos añadís el vino y dejáis que se vaya haciendo poco a poco hasta que se reduzca el vino

    Cuando este se haya reducido incorporáis la salsa de tomate, la cantidad depende de si os gusta con más o menos salsa, y dais unas vueltecitas, añadís una cucharada de café de orégano , tomillo y romero y dejáis que se haga todo a fuego lento ( poned la cocina en el número 4 si tiene 9 como la mía), durante 20 minutos hasta que espese la salsa. ¡ Y ya está terminada esta receta!. Como os he dicho al principio si hacéis más cantidad la podéis congelar y ya tenéis la comida o la cena para otro día. Yo lo suelo congelar todo en raciones individuales y así no tengo restos por el frigorífico que luego puedan  acabar en la basura.

    ¡Espero que os guste!

    Posted by admin @ 11:25

  • Comments are closed.