• En estos días que tenemos por delante de calor y calle, lo que apetece por la noche es llegar y tener todo preparado para la cena.

    Hay que tirar de preparaciones que hayamos podido hacer con antelación y que en el último minuto lo único que haya que hacer es calentar.

    Esta que os propongo hoy casi, casi es de esas. Lo bueno que tiene además es que podéis cocinar más cantidad de la base y la salsa y un día antes sacar del congelador. Poder hacer esto, me parece tan cómodo…..No sé a vosotros, pero a mí cuando tengo en el congelador preparado parte de la receta que tenga pensada para el día siguiente, me encanta.

    Además como uno de los ingredientes son los chipirones, va a hacer las delicias de los más pequeños, a los que algunas veces cuesta un poco hacerles comer pescado. Si podéis, comprad de los que vienen “sucios”, que son los auténticos, los venden ya limpios pero no saben igual. No sé qué tipo de cefalópodos  son, pero no saben igual

    Para 4 Personas necesitaréis:

    • ¾ de chipirones
    • 2 cebollas
    • 3 dientes de ajo
    • Salsa de tomate
    • Vino blanco
    • Agua
    • Brandy
    • 8 huevos
    • Tinta de chipirón
    • Aceite de Oliva Virgen
    • Sal

    Suelo tener salsa de tomate cocinada siempre, si no la tenéis ya sabéis . Ponéis en una cazuela un poco de aceite y cuando ya está caliente lo retiráis y lo dejáis enfriar , después añadís los dos botes con el agua que traen . Lo tenéis que hacer con el aceite frío ya que si no os podrías quemar al añadir los tomates .

    Lo tenéis cocinando unos 40 minutos dándole vueltas de vez en cuando . Pasado este tiempo lo pasáis por el pasapuré. Os digo por el pasapuré y no por la batidora porque me parece que queda mejor como más natural. Si ha quedado un poco líquido lo podéis poner otra vez al fuego para que espese.

    También podéis usarla de bote, pero os aseguro “que no hay color”

    En una cazuela ponéis un chorro de aceite y añadís la cebolla muy picadita y los dientes de ajo fileteados

    Mientras se  sofríe la cebolla, limpiáis los chipirones y los cortáis en dados pequeños.

    Cuando está pochada la cebolla reserváis, más o menos, ¼ de la cantidad y al resto le añadís un vaso de tomate, otro de vino blanco, el agua y la tinta, y dejáis que se siga cocinando durante 20 o 25 minutos. Pasado ese tiempo retiráis trituráis y coláis y reserváis. Esta será la salsa del revuelto. Si hacéis más cantidad, esta salsa la podéis congelar

    Mientras se cocina lo anterior vais preparando los chipirones. Los rehogáis es el cuarto de sofrito de cebolla que teníais separado durante 25 minutos más o menos. Añadid un poco de brandy o vino para que queden más blanditos, y dad vueltas de vez en cuando para que no se peguen. Tienen que estar doraditos. Si cocináis más cantidad, podéis congelar.

    Cuando vayáis a comer o cenar, hacéis el revuelto. En una sartén con un poco de aceite, cuajáis los huevos y cuando ya esté casi hechos, añadís una porción de los chipirones y mezcláis

    Servid en el plato una base de la salsa y encima el revuelto.

    Ya lo único que queda es disfrutar de este delicioso plato y de las estupendas noches verano que nos quedan por delante.

    Felices vacaciones a los que en este próximo fin de semana las empecéis

    Posted by admin @ 8:36

  • Comments are closed.