• Sopas y cremas 05.11.2014
    Sopa Castellana

    Sopa Castellana

    Ya estamos en pleno otoño, de hecho ya llevamos mes y medio instalados en esta estación,  aunque este año, meteorológicamente hablando, no lo hemos notado. Pero no os confiéis que todo se andará, es más en esta semana nos estamos enterando de que todo era un espejismo y que las estaciones, antes o después, llegan.

    En esta temporada es cuando más nos gusta tomar una buena crema bien calentita, o una sopa y por eso hoy os propongo un clásico de la cocina española y que cada día, bajo mi punto de vista, se cocina menos.

    Y no creo que sea por la complicación de la preparación, si no porque pasa desapercibida, por lo menos en las grandes ciudades.

    Es fundamental, tener un buen caldo de carne o de pollo. Algunas veces os he comentado que cuando compréis pollo le digáis al pollero que os deje los despojos ya que con ellos podéis hacer un fondo, que os vendrá muy bien, por ejemplo para la receta de hoy. Si queréis que la sopa quede más contundente, podéis incorporar un trozo de carne al pollo.

    En cuanto al pan, si no encontráis pan de pueblo lo podéis sustituir por pan candeal

    Lo mejor es cocinarlo en cazuelas de barro que lleváis a la mesa directamente, pero si no tenéis, lo cocináis en una cazuela.

    Bueno, pues empezamos con los ingredientes para 4 personas:

    ‒        6 dientes de ajo

    ‒        Pan de pueblo del día anterior

    ‒        4 huevos

    ‒        Caldo de carne (un contra-muslo, 200 gras de carne de guisar, 1 punta de jamón)

    ‒        Aceite, sal

    ‒        Pimentón dulce

    Lo primero es preparar el caldo de pollo o carne, si lo tenéis pues os ahorráis este paso, si no en una olla exprés, ponéis agua con despojos de pollo junto con un trozo de carne y una punta de jamón, y lo dejáis cocer durante 30 minutos, pasado este tiempo retiráis y reserváis.

    En una cazuela se doran los ajos y cuando empiecen a “bailar” los retiráis y reserváis.

    Cortáis el pan en rebanadas y las doráis en el aceite de los ajos. Cuando se dore lo retiráis.

    A ese aceite le añadís una cucharadita de pimentón para que coja color, dais unas vueltecitas y rápidamente incorporáis el caldo bien caliente. En cuanto al caldo, para sopas calculad unos 3 o 4 cazos por persona, para compensar lo que se evapora en la cocción. Incorporáis el pan y dejáis cocer todo  5 o 10 minutos.

    Pasado este tiempo ponéis los huevos y cuando estén escalfados introducís de nuevo el pan.

    ¡Comedla  bien calentita!, y ya veréis que rica está

    Posted by admin @ 23:55

  • Comments are closed.